Español | Francais

Ayuda al viajero

Consejos básicos

Además de la contratación médica de un seguro para atención médica en el viaje, todas las personas que realizan viajes internacionales deben prever una serie de detalles adoptando las medidas sanitarias necesarias para reducir los riesgos asociados al viaje. A continuación detallamos una serie de consejos a tomar en cuenta en sus próximos viajes.

Generales

Respetar las leyes de otros países, que, en muchos casos, difieren de forma sustancial de las leyes españolas. Esta recomendación es especialmente importante en lo que se refiere a tenencia y tráfico de estupefacientes (incluido el alcohol en algunos países). Respetar la cultura y costumbres del país o región que visite, para no herir la sensibilidad de la población. Prever el robo o pérdida de documentación personal y de sus billetes de viaje. Guarde fotocopias en diferentes lugares. Es recomendable utilizar una pequeña cartera transpirable de colgar en el cuello para ocultar documentación y dinero. Tome la precaución de distribuir su dinero en diferentes lugares. En caso de robo o pérdida, siempre dispondrá de una pequeña cantidad de emergencia. Anotar aparte los números y códigos de las tarjetas de crédito y los teléfonos a los que se debe llamar en caso de pérdida o robo en el extranjero. El teléfono móvil así como su correspondiente cargador deben transportarse en el equipaje de mano para evitar el riesgo de pérdida durante el viaje y encontrarnos con el mismo inutilizado por falta de batería. Anotar el teléfono y dirección de la embajada o consulado de España en el país que se propone visitar.

Medicamentos

Todos los medicamentos deben transportarse en el equipaje de mano para evitar el riesgo de pérdida durante el viaje. También se puede facturar un duplicado de los medicamentos para tenerlos asegurados en caso de pérdida o robo.

Envases de su medicación habitual. En cantidad que le permita hacer frente a un período largo por si surge cualquier eventualidad.

Artículos de primeros auxilios. Analgésico/Antipirético para bajar la fiebre o calmar el dolor. Por ej. Ácido acetilsalicílico, Paracetamol y/o Ibuprofeno. Pomada con corticoides, para las reacciones alérgicas de la piel. Antihistamínico, para tomar por boca, para reacciones alérgicas más generalizadas.Antidiarreico. Sobres de rehidratación oral. (fórmula de la O.M.S., se venden en farmacias) para diarreas y vómitos fuertes. Antibiótico de amplio espectro, para infecciones. Medicamentos contra el mareo, si va a hacer traslados especiales. Gotas oculares emolientes. Descongestionantes nasal. Material de curas como gasas, tiritas, esparadrapo, tijeras, tintura de yodo o cualquier antiséptico, vendas...Polvos de talco para evitar hongos en las zonas de la piel más húmedas (axilas, pies..). Repelentes de insectos. Cremas con factor de protección para el sol, etc.

Preservativos para evitar enfermedades de transmisión sexual. Termómetro. Otros artículos para las necesidades previsibles, según el destino y la duración del viaje.

Alimentos

Los alimentos y las bebidas contaminados son la mayor fuente de infecciones o enfermedades intestinales durante los viajes. Se recomienda que:No consuma fruta sin que la pele usted mismo y con cubiertos limpios. No consuma verduras si no están bien cocidas. Evite las ensaladas, las salsas, las cremas de repostería, los huevos poco hechos, los helados y cualquier plato de los bufés si están a la intemperie, por muy apetecibles que parezcan. No consuma leche ni sus derivados sin higienizar (esterilizar, pasteurizar, hervir, etc) y si no están conservados adecuadamente. Nunca tome carnes, pescados y mariscos crudos o poco cocinados. Deben estar bien fritos o cocidos. No consuma pescado (ni de mar ni de río) en algunos países tropicales (del mar Caribe, del Océano Pacífico, o del Índico entre otros). Consulte antes a expertos de la zona. Puede ser peligroso porque pueden contener toxinas aunque estén bien cocinados o fritos.

El Agua y Las Bebidas
Recuerde que al igual que por los alimentos, muchas enfermedades, entre otras la “diarrea del viajero”, se transmiten por el agua o bebidas contaminadas. Aunque es conveniente beber agua cuando se suda mucho, debe hacerse siempre con agua limpia o higiénica y con garantías de potabilidad. En áreas con falta de higiene, solo debe beber: Agua hervida o mineral. Bebidas calientes (como café, té o caldos, si realmente han hervido lo suficiente). Agua, refrescos o zumos embotellados o en lata y preferiblemente con gas o carbonatados (deben abrirse en su presencia). Limpie la zona que va a tocar con la boca. Evite el hielo si no tiene garantías absolutas de que es de agua potabilizada.

No se lave los dientes con agua del grifo si no es potable; ante la duda use agua mineral o no se lave y mastique chicles refrescantes o de higiene bucal.Baños en lagos, canales, rios y charcas... Hay que tener especial cuidado porque algunas infecciones de ojos y oídos y muchos parásitos se transmiten por agua de baño contaminadas. Suelen ser aguas poco profundas de flujo lento y vegetación adyacente. Sólo es seguro bañarse en piscinas cloradas. No es aconsejable andar descalzo por arrozales o por lagunas embarradas. Los baños en el mar habitualmente no suelen tener riesgos de enfermedades transmisibles, pero hay que tener cuidado con las picaduras o mordeduras de ciertos peces o medusas venenosos, o con los arañazos en los corales o arrecifes que pueden producir dermatitis o reacciones alérgicas.

Viajes en Avión. Jet Lag.

El jet lag se refiere a la alteración de las pautas de sueño y otros biorritmos ocasionado al cruzar muchas zonas horarias en un corto espacio de tiempo. Puede provocar indigestión, malestar general, insomnio y reducción de las facultades físicas y mentales.

Medidas generales para reducir los efectos del jet lag:
Estar bien descansado antes de la partida y descansar tanto como sea posible durante el vuelo, incluyendo breves periodos de sueño. Durante el viaje, asegurarse de dormir en total el mismo número de horas cada 24 horas que cuando se esta en casa. Beber mucho agua y/o zumos antes y durante el vuelo. Tomar comidas ligeras y limitar el consumo de alcohol antes y durante el vuelo. No siempre es conveniente ajustarse al horario local en los viajes cortos. En caso de duda, consúltese con un especialista.

Inmovilidad y problemas circulatorios.
Los efectos negativos de la inmovilidad prolongada pueden disminuirse realizando ejercicios simples a intervalos frecuentes durante el vuelo. Muchas aerolíneas ofrecen consejos útiles sobre ejercicios durante el vuelo para estimular la circulación, atenuar las molestias, la fatiga, y la rigidez. El equipaje de mano no debe colocarse donde pueda obstaculizar el movimiento de piernas y pies. La ropa debe ser suelta y cómoda.

Humedad en la cabina.
La humedad relativa en las cabinas de los aviones es baja, circunstancia que puede provocar molestias en ojos, nariz y boca. Esta molestias pueden aliviarse manteniendo una buena ingestión de líquidos antes y durante el vuelo, usando crema hidratante para la piel, un spray nasal salino para humedecer las vías nasales, y gafas en lugar de lentes de contacto.